Escribalia en el Diario de Sevilla

La vocación de atrapar los recuerdos familiares

Luis Miguel Rufino y Macarena Oviedo han creado la editorial Escribalia, en la que escriben por encargo biografías familiares de gente corriente e historias de empresa

4.dic.16

Hay una imagen familiar entrañable que se dibuja de forma recurrente en todos los hogares: esa abuela, esa madre o ese patriarca contando aventuras y desventuras de otro tiempo ante la mirada absorta de sus vástagos.

Con todo lujo de detalles, fechas y nombres propios, la historia se desarrolla verbalmente durante años, pero, irremisiblemente, la ley de la vida se impone y esas apasionantes anécdotas se quedan en el cajón del olvido. Una editorial sevillana, Escribalia, ha nacido con la vocación de impedir que ese conjunto de historias íntimas de una familia se difumine y permanezca impreso en negro sobre blanco para toda la eternidad.

El escritor y economista Luis Miguel Rufino tuvo la idea cuando escuchaba a su madre hablar del pasado: “Toda esta sabiduría y todo este conocimiento de la familia se perderá, porque a mí me lo puede contar, pero se me olvidará, porque no lo he vivido”. Así, Rufino y su socia, Macarena Oviedo, se reúnen varias veces con la familia, graban la historia y, posteriormente, la ordenan de manera coherente para crear una biografía en forma de libro con una tirada de entre 50 y 100 ejemplares. “De alguna forma, somos producto de lo que nuestros antepasados han ido construyendo.

Nuestros hijos no tienen ni idea de que, cuando éramos jovencitos, en los pueblos sólo había una centralita con un teléfono, por poner un ejemplo”, apunta Macarena. Escribalia también cuida las fotografías que se publican en la biografía, haciendo un trabajo de investigación para identificar a todos los protagonistas en los pies de foto, además de elaborar un árbol genealógico; bucear en el origen del apellido; y reproducir los ecos de sociedad donde se publicó la boda de los abuelos, entre otros servicios. Rufino y Oviedo asumen el trabajo que quizás al propio cliente le gustaría realizar, pero que nunca encuentra el tiempo para acometer: escribir una historia larga bien escrita, trufarla con fotos y producir un libro de calidad.

Es un trabajo ímprobo, con una sintaxis limpia y una ortografía perfecta al que dedican entre 300 y 400 horas delante del teclado. Además, Escribalia firma, si el cliente quiere, una cláusula de confidencialidad que impide la incorporación de un ISBN y de un depósito legal para que el libro no se pueda comercializar y quede sólo en el círculo familiar, así como la cesión total de los derechos y la autoría al protagonista de la historia.

Se trata de un producto artesano, hecho a medida y de máxima calidad. “No puede haber un regalo más bonito para una persona que entregarle su historia editada en un libro”, subraya Rufino, que hace hincapié en el rigor que sigue a la hora de plasmar en papel las distintas entrevistas que realiza a los familiares, los cuales le dan el visto bueno al texto final.

“Nosotros escribimos lo que el cliente nos cuenta, aunque a veces suavizamos algunas anécdotas o situaciones para que, sin distorsionar la realidad, el producto final sea lo más armónico y entrañable posible”, cuenta Rufino.

Hasta la fecha, Escribalia ha publicado tres biografías familiares con un éxito notable y tiene en proyecto una apasionante historia de un hombre que vivió el horror de un campo de concentración nazi, “aunque el objeto de Escribalia es escribir biografías y memorias de gente corriente, de héroes de lo cotidiano como usted o como yo”, en palabras de Rufino. “También contamos la historia de empresas familiares, de ese abuelo que, en tiempos difíciles, con tesón y valentía, fundó el negocio que aún gestiona la familia. Nuestra labor es que ese legado no se pierda y que las futuras generaciones de la familia, así como los trabajadores, proveedores y clientes, conozcan cómo se fraguó y creció la empresa”, añade el editor.

Así, Escribalia realiza storytelling de empresas en libros de máxima calidad, tanto en el contenido como en la forma, y edita libros para profesionales de cualquier gremio. “Hay heladeros buenísimos en Sevilla y podrían perfectamente contar sus técnicas de producción y su historia en un libro, por ejemplo”, pone de relieve Luis Miguel Rufino.

La sede de Escribalia se ubica en el número 4 – 4º izquierda, de la calle Canalejas y el teléfono de contacto es el 618 566 227. Para más información, consultar la página web escribalia.es.

 

Un curriculum envidiable

Luis Miguel Rufino es economista, articulista, escritor y editor y tiene publicada una novela corta, El hombre que se defendía tocando las maracas (Fundación Municipal de Cultura José Luis Cano, 2005) y un libro de relatos, La terapia del son (Jirones de Azul, 2007), entre otras publicaciones.

También ha sido articulista y colaborador del Grupo Joly y ha ganado varios premios, entre los que destacan el VIII Premio Literario Jacinto Benavente del Ayuntamiento de Galapagar; el III Certamen de Relato Corto de la Universidad Carlos III de Madrid; el VI Certamen Literario Luis Mateo Díez; y el XVIII Premio de Narrativa Ciudad de Algeciras y el V Certamen Literario Internacional Villa de Montánchez.

Por su parte, Macarena Oviedo trabajó durante 25 años en el área de Publicidad de Mediaset. Cuando la empresa le propuso trasladarse a Madrid, ella aprovechó la oportunidad para dar un cambio a su vida y dedicarse a su verdadera vocación: la literatura.

Actualmente, ambos trabajan intensamente en Escribalia para hacer realidad el sueño literario de todas aquellas personas que quieren tener su historia, la de su empresa o la de su familia, impresa en un libro en el que, además, se incluyan las imágenes más relevantes de ese recorrido vital.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *